imagen del encabezamiento: Yañez

Bienvenida



Necesitamos compartir, necesitamos comprender, y solo podemos hacerlo mediante la palabra y toda otra forma de comunicación gráfica, gestual; que ingrese por nuestros sentidos, que emitan nuestros labios, nuestras manos, el cuerpo todo.

Para nosotros, para las personas, la comunicación fundamental, principal, se realiza por medio de la palabra, sea oral o escrita. Vivimos en un océano de palabras y señales comunicativas y la falta de ellas es como la falta de oxígeno a la vida. Sin ellas empobrecemos y en soledad podemos llegar al extremo de morir por ausencia de comunicación que en definitiva es ausencia de cariño, de amor; porque el opuesto, el odio, o simplemente la indiferencia, no permiten las palabras, no permiten la conexión, la comunicación. Solo se comunica, solo se habla cuando se desea comprender, cuando hay un principio de amor. Para ello, para compartir y comprender proponemos estas TARDES DE MATE Y CUENTOS; en ellas trataremos de alimentarnos de palabras, conocerlas y reconocerlas para llegar a tener una mejor comunicación, una riqueza y soltura del lenguaje.

Antonio G. Guzzo


miércoles, 29 de junio de 2011

Rosas Rojas, y Blancas

Rosas Rojas, y Blancas

... La Rosa Roja se convirtió en Rosa Blanca, no porque el sol la destiñera, si no, porque la luna se reflejó en ella.
Antes, cuando el mundo comenzó a existir, y aun no había muchas de las cosas en la naturaleza, todas las Rosas del mundo eran Rojas. Y fue la Luna quien con sus reflejos en la noche, las convirtió también en bellas Rosas Blancas. La Luna hizo posible que además de haber Rosas del color de la pasión, también podamos contemplar Rosas puras y del color Nacar como como Luna.

1 comentario:

David C. dijo...

Suena bien, la luna embellece todo.