imagen del encabezamiento: Yañez

Bienvenida



Necesitamos compartir, necesitamos comprender, y solo podemos hacerlo mediante la palabra y toda otra forma de comunicación gráfica, gestual; que ingrese por nuestros sentidos, que emitan nuestros labios, nuestras manos, el cuerpo todo.

Para nosotros, para las personas, la comunicación fundamental, principal, se realiza por medio de la palabra, sea oral o escrita. Vivimos en un océano de palabras y señales comunicativas y la falta de ellas es como la falta de oxígeno a la vida. Sin ellas empobrecemos y en soledad podemos llegar al extremo de morir por ausencia de comunicación que en definitiva es ausencia de cariño, de amor; porque el opuesto, el odio, o simplemente la indiferencia, no permiten las palabras, no permiten la conexión, la comunicación. Solo se comunica, solo se habla cuando se desea comprender, cuando hay un principio de amor. Para ello, para compartir y comprender proponemos estas TARDES DE MATE Y CUENTOS; en ellas trataremos de alimentarnos de palabras, conocerlas y reconocerlas para llegar a tener una mejor comunicación, una riqueza y soltura del lenguaje.

Antonio G. Guzzo


jueves, 23 de junio de 2011

Minicuentos

... Miró a las estrellas como si fuera la primera vez que la veía.
En realidad no veía nada, tan solo una brizna de brillo, como si de una partícula de polvo deslumbrante se tratara.
Era evidente que no pudiera ver, sus ojos aun no se habían acostumbrado a la noche, acababa de nacer.
No hubo ruido de ambulancias, ni batas blancas, ni nerviosismos de las familias. Tampoco gritos de alborozo. Tan solo su madre que apenas había cumplido los catorce años, y la noche carga de estrellas invisibles aun para ella.

*******************

…Todas las noches salía como sonámbula. Deambulaba por rincones, encimaras, armarios,… Iba en busca de alguna migajas que horas antes fueran transportadas en los bigotes de la mascota. El pan endurecido por el calor de la calefacción se hacía añicos como cuando un cristal recibe una pedrada.
Aquella noche no la dio tiempo de saborear la migaja, pues una zapatilla cayó como una losa reventando su negro cuerpo.

***********************

… Sentía muy cerca de su oreja la música que provenía de las olas. Incluso alguna que otra alcanzaba a salpicarla. Se durmió con ese sonido envolvente mitad tranquilo, mitad sonido de ultratumba. Hubo un momento inquietante en que un ronquido de olas brava, parecía que se hubiera estrellado contra una roca haciéndola añicos.
Despertó sobresaltada sintiendo la profunda respiración con resuellos de quien dormía a su lado.

**********************

… No podía ser, sentía un gran orgasmo. Ella recordaba como entre sueños estar dormida. No vio cara ninguna, tampoco las manos que su cuerpo recorrieron. ¿Sería un fantasma, el espíritu de su esposo que murió atragantado en la comilona después de la boda?
Algunos hombres son tan posesivos, que incluso después de muertos toman lo que creen que les pertenece.

*********************

… Cansada de vagar por el desierto, echándose la noche, se acurruco al lado de un cactus de inmensas hojas.
Al día siguiente, el cactus la había hecho la acupuntura, dejando todos sus pinchos esparcidos por todo el cuerpo.

3 comentarios:

Maby dijo...

muY bueNos los cuenTos, mini-CuenTos, q en poquiTas palaBras noS diCen toDa una hisToria

graCias x el daTo en mi bloG
ya soluCioné el problemita
un abraZo

MaBy

Antonio Gabriel Guzzo dijo...

Hola Maby un gusto ver tus comentarios... por si no has notado, los ultimos cuentos no son mios, son de Isa..., tu ya la conoces, asi que saludala por estos cuentos que amablemente ha colocado en TMC...

Maby dijo...

sip
eS lo q hiCe ayer,,
`provenGo de la montaÑa`

abraZos
graCias