imagen del encabezamiento: Yañez

Bienvenida



Necesitamos compartir, necesitamos comprender, y solo podemos hacerlo mediante la palabra y toda otra forma de comunicación gráfica, gestual; que ingrese por nuestros sentidos, que emitan nuestros labios, nuestras manos, el cuerpo todo.

Para nosotros, para las personas, la comunicación fundamental, principal, se realiza por medio de la palabra, sea oral o escrita. Vivimos en un océano de palabras y señales comunicativas y la falta de ellas es como la falta de oxígeno a la vida. Sin ellas empobrecemos y en soledad podemos llegar al extremo de morir por ausencia de comunicación que en definitiva es ausencia de cariño, de amor; porque el opuesto, el odio, o simplemente la indiferencia, no permiten las palabras, no permiten la conexión, la comunicación. Solo se comunica, solo se habla cuando se desea comprender, cuando hay un principio de amor. Para ello, para compartir y comprender proponemos estas TARDES DE MATE Y CUENTOS; en ellas trataremos de alimentarnos de palabras, conocerlas y reconocerlas para llegar a tener una mejor comunicación, una riqueza y soltura del lenguaje.

Antonio G. Guzzo


jueves, 27 de mayo de 2010

María Silvia Paschetta - Semilla


María Silvia Paschetta



Semilla







Necesito dibujar una semilla

Enraizará hacia el centro de mi mano

... y buscará el terrón de la nutriente

desde la misma boca del silencio



Ese pequeño pie recién nacido

quizá logre

por fin

alimentar la mano

que dibuje de nuevo

rama

y nido
 
 
A los lectores y amigos de TMC presento esta amiga en la palabra

Oriunda de San Antonio Oeste (Río Negro) (18-10-53), se radicó en Córdoba en 1978. Desde 2003 vive en Villa de Soto. Escribe cuentos, poesías y otras yerbas. Le gusta andar narrando por ahí. Es miembro de “El Caldero de los Cuenteros”, y publicó en las cuatro antologías del grupo. Participó del “Venique Tecuento”. En 1999 editó “Una Ceniza Apenas de Naranjos” (poemas) y “Más Cerca de la Sangre que de la Tinta” (cuentos), ambos agotados, y el 2006 “Esto de ser Índigos”, con enfoque científico. Tiene varios libros y una novela testimonial inéditos, y artículos científicos publicados. Es autora de más de cuarenta canciones. Ha recibido varias menciones por su poesía, si bien no participa en ningún concurso en el que haya que pagar para hacerlo. Es miembro de la SEA Córdoba. Tiene cuatro hijos y cuatro nietos. Es psicóloga gestáltica y estudiosa de la Criminología. Aún cree en el amor.

5 comentarios:

Maby dijo...

" ésto de ser índiGos" .. me interesa !
gracias por presentarla Antonio, ahora a indagar ..
un saludo.

Malena dijo...

Gracias por seguir siendo mi luz, Antonio, por tus palabras,y por permitirme asomarme a TMC, para poder seguir disfrutando de lecturas bellísimas, y de autores muy sentidos..

Un gran abrazo para tí y para Mª Esther!

Myriam dijo...

La semilla es el comienzo de todo. Necesaria, imprescindible.

Hasta pronto Antonio,
un abrazo.

isa dijo...

Muy bonito el poema. He tenido que leer varias veces para comprenderlo.
Semilla, mano, alimento, árbol, nido, vida.
Las semillas las sembramos y dibujamos con las manos. Con las manos las regamos, las acariciamos y con el tiempo dan su fruto. El árbol da vida, oxigeno que respiramos, alimentos, sombras,... En él anidan pagaron que hacen sus nidos de donde florece la vida.
Las manos son milagrosas, tan milagrosas que son las que pueden calmar el llanto, el dolor, las enfermedades e intervenciones que los médicos intentan sanarnos.
Al extender la mano regalamos amistad y vida. Las manos son fuentes sanadoras.
Bello poema y muy profundo.

SAludos

Mariasilvia dijo...

Graciass a todxs. Pero el comentario de Isa de veras me emociona! Esa lectura tan honda y precisa! Gracias de nuevo.