imagen del encabezamiento: Yañez

Bienvenida



Necesitamos compartir, necesitamos comprender, y solo podemos hacerlo mediante la palabra y toda otra forma de comunicación gráfica, gestual; que ingrese por nuestros sentidos, que emitan nuestros labios, nuestras manos, el cuerpo todo.

Para nosotros, para las personas, la comunicación fundamental, principal, se realiza por medio de la palabra, sea oral o escrita. Vivimos en un océano de palabras y señales comunicativas y la falta de ellas es como la falta de oxígeno a la vida. Sin ellas empobrecemos y en soledad podemos llegar al extremo de morir por ausencia de comunicación que en definitiva es ausencia de cariño, de amor; porque el opuesto, el odio, o simplemente la indiferencia, no permiten las palabras, no permiten la conexión, la comunicación. Solo se comunica, solo se habla cuando se desea comprender, cuando hay un principio de amor. Para ello, para compartir y comprender proponemos estas TARDES DE MATE Y CUENTOS; en ellas trataremos de alimentarnos de palabras, conocerlas y reconocerlas para llegar a tener una mejor comunicación, una riqueza y soltura del lenguaje.

Antonio G. Guzzo


jueves, 29 de abril de 2010

Augusto Monterroso



EL ECLIPSE
Cuando Fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido acepto que ya nada podría salvarlos. La selva poderosa de Guatemala lo había opresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de Los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de si mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intento algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.
Entonces floreció en el una idea que tuvo por digna de su talento y de si cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles.
Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo mas intimo, valerse de ese conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.
Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y espero confiado, no sin cierto desdén.
Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.


Biografía
Augusto Monterroso nació el 21 de diciembre de 1921 en Tegucigalpa, capital de Honduras. Sin embargo, a los 15 años su familia se estableció en Guatemala y desde 1944 fijó su residencia en México, al que se trasladó por motivos políticos.
Narrador y ensayista, empezó a publicar sus textos a partir de 1959, año en que se publica la primera edición de Obras completas (y otros cuentos), conjunto de incisivas narraciones donde comienzan a notarse los rasgos fundamentales de su narrativa: una prosa concisa, breve, aparentemente sencilla que sin embargo está llena de referencias cultas, así como un magistral manejo de la parodia, la caricatura y el humor negro.
Tito, como lo llamaban sus allegados, el gran hacedor de cuentos y fábulas breves, falleció el 7 de febrero de 2003.
Obra y crítica [editar]
Es considerado como uno de los maestros de la mini-ficción y, de forma breve, aborda temáticas complejas y fascinantes, con una provocadora visión del mundo y una narrativa que deleita a los lectores más exigentes, haciendo habitual la sustitución del nombre por el apócope.[cita requerida] Entre sus libros destacan además: La oveja negra y demás fábulas (1969), Movimiento perpetuo (1972), la novela Lo demás es silencio (1978); Viaje al centro de la fábula (conversaciones, 1981); La palabra mágica (1983) y La letra e: fragmentos de un diario (1987). En 1998 publicó su colección de ensayos La vaca.
Su composición Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, está considerada como el relato más breve de la literatura universal. En 1970 ganó el premio Magda Donato, en 1975 el Premio Xavier Villaurrutia por Antología personal,1 y en 421 le fue entregada la condecoración del Águila Azteca, por su aporte a la cultura de México. En 1997 el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala le otorgó el Premio Nacional de Literatura "Miguel Ángel Asturias". En 2000 le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a toda su carrera.2
Obraso
• bras completas (y otros cuentos) (1959)
• La oveja negra y demás fábulas (1969)
• Movimiento perpetuo (cuentos, ensayos y aforismos, 1972)
• Lo demás es silencio (novela, 1978)
• Viaje al centro de la fábula (entrevistas, 1981)
• La palabra mágica (cuentos y ensayos, 1983)
• La letra e: fragmentos de un diario (1987)
• Los buscadores de oro (autobiografía, 1993)
• La vaca (ensayos, 1996)
• Pájaros de Hispanoamérica (antología, 1998)
• Literatura y vida (cuentos y ensayos, 2001)
• El dinosaurio (minificción que lo llevó a la fama)
• El conejo y el león
• " El eclipse"
http://es.wikipedia.org/wiki/Augusto_Monterroso

Para leer en voz alta, para compartir, para indagar...
Saludos

5 comentarios:

Myriam dijo...

El Eclipse, impecable relato.
Gracias Antonio.
Un abrazo.

Cecilia_ dijo...

Muy buena elección Antonio ! Me ha gustado mucho indagar sobre Augusto Monterroso .. en TMC-M.Benedetti otro de sus micro-relatos, genial !

En cuanto a Eclipse me ha recordado, someramente, a El Conquistador de Federico Andahazi ..
Cuáles eran las verdaderas diferencias entre "conquistadores" y "conquistados" ??

Gracias, como siempre.
Un abrazo !

isa dijo...

Muy bueno el cuento de el eclipse. A veces pensamos que somos los más sabios del mundo, y hay otros que nos anteceden y no da resutado nuestra astucia. Muy buena literatura parece la de Augusto Monterroso, no he leido nada de él. Iré mirando los enlaces a lo largo de la semana. Graciassssssssssssss.
Saludos y abrazos

Carlos dijo...

MUY BUENA ELECCIÓN ANTONIIO,
PORQUE SU LECTURA NO TE
DEJA INDIFERENTE;

SALUDOS, Y BUENOS DESEOS PARA
TODOS LOS COMPONENTES DE TARDES DE MATE Y HAIGA!

QUE TENGÁIS BUEN COMIENZO DE MES,
Y OS DEJO EL PENSAMIENTO PERMANENTE DE
MALENA!

Carlos

la Posta dijo...

GRACIAS POR LA VARIEDAD DE LECTURAS, MUY BUENAS.
ESTE AUTOR ES GENIAL.
SALUDOS A TOD@S