imagen del encabezamiento: Yañez

Bienvenida



Necesitamos compartir, necesitamos comprender, y solo podemos hacerlo mediante la palabra y toda otra forma de comunicación gráfica, gestual; que ingrese por nuestros sentidos, que emitan nuestros labios, nuestras manos, el cuerpo todo.

Para nosotros, para las personas, la comunicación fundamental, principal, se realiza por medio de la palabra, sea oral o escrita. Vivimos en un océano de palabras y señales comunicativas y la falta de ellas es como la falta de oxígeno a la vida. Sin ellas empobrecemos y en soledad podemos llegar al extremo de morir por ausencia de comunicación que en definitiva es ausencia de cariño, de amor; porque el opuesto, el odio, o simplemente la indiferencia, no permiten las palabras, no permiten la conexión, la comunicación. Solo se comunica, solo se habla cuando se desea comprender, cuando hay un principio de amor. Para ello, para compartir y comprender proponemos estas TARDES DE MATE Y CUENTOS; en ellas trataremos de alimentarnos de palabras, conocerlas y reconocerlas para llegar a tener una mejor comunicación, una riqueza y soltura del lenguaje.

Antonio G. Guzzo


lunes, 25 de enero de 2010

¿Que es poesía?

Gustavo Adolfo Bequer pensaba asi...

imagen www http://www.uark.edu/depts/flaninfo/kay/figurasretoricaskp.html

Sugerencia: buscar el enlace de la entrevista y leerla entera y comentar...
Diálogo con Guillermo Pilía,por Norberto Antonio, ambos poetas
http://www.imaginando.com/literatura/archivos/000089.html

Adelanto estas dos preguntas con su correspondiente respuesta

Antonio: Ante el resto de las manifestaciones artísticas, ¿la poesía es una excepción si consideramos que la palabra es su medio de expresión?

Pilía: Precisamente, la única, pero sustancial diferencia entre la poesía y cualquier otra manifestación de arte es su medio de expresión. Para dominar cualquier otra forma de arte, hay que aprender previamente un lenguaje, aprender a expresar algo por medio de los sonidos, los colores, los movimientos. En la danza hay que dominar incluso la ley de gravedad para crear la ilusión de que el bailarín es un ser casi incorpóreo; en el toreo, el hombre tiene que sacar belleza de la embestida de un animal imprevisible. En la poesía no, porque el lenguaje es un medio que aparentemente domina cualquiera: parecería que no hay que preparar el cuerpo durante años, como hace el bailarín, y que tampoco está acechando la muerte tras las palabras, como al torero mientras dibuja una verónica. Sin embargo no es así, y por eso hay tanta gente que escribe y tan pocos que son escritores. Pero esta fatalidad de la poesía quizás sea también uno de sus focos de atracción. Es lo que he intentado decir en algunos de mis últimos poemas: “Digo sólo una sílaba: / si nadie quiere escucharla es en vano / que complete palabras. / Ninguno, más que yo, tiene la culpa / de que estas voces sean mis monedas / de comercio y a la vez mi tesoro”. Y es así: las mismas palabras con las que comerciamos las cosas más prosaicas son las que nos sirven para crear un mundo, las encarnaduras para pescar la belleza: “Busco a veces con mi dedo un idioma / como el ladrón de tumbas busca el óbolo / en las bocas selladas de los muertos. / Pasa de labio en labio el alcanfor, / una brizna de hierba, un sustantivo / ruinoso y obsoleto: / la leche, una sortija, el pan y el vino, / una carne cubierta por las moscas, / las lluvias de Valdivia o Grazalema. / Arrojo al agua un anillo precioso. / Y sólo de tanto en tanto recojo / sonidos encarnados, como peces.” Las palabras son los anzuelos o las redes con las que intentamos pescar una parte infinitesimal de la realidad. No dan cornadas mortales, pero si les perdemos el respeto, la pesca será seguramente infructuosa.

Antonio: ¿La poesía tiene un sentido? Y si lo tiene, ¿cuál es?

Pilía: ¿Qué sentido tiene el amor, el atardecer, el recuerdo de una siesta de la infancia? Si la poesía tiene un sentido, quizás sea el de darle sentido a una infinidad de cosas que parecerían estar arrojadas azarosamente al camino de nuestra existencia, como intenté decirlo en un poema llamado “Laja de la infancia”: “Hoy comprendo / que todo ese mosaico de vivencias / tuvo encaje y sentido en aquel tiempo: / las perchas, las cigarras, las sombrillas, / las cuentas de un collar, las flores rojas / que veía al despertar de la siesta. / Y el olor de la harina humedecida / con que se amasa el pan de la memoria”. Yo me considero, además, una persona religiosa: no de las que viven cómodamente dentro de una religión, sino de las que tienen a veces una relación conflictiva con Dios; y la poesía es mi forma personal de discutir con Dios o de que Él sepa lo que siento. No es fácil explicar por qué uno le dedica su vida a algo que para la mayoría de la gente es un malvivir. Muchas veces, mis alumnos me preguntan —o me preguntaban, porque ya no suelen cuestionarse estas cosas— para qué sirve la poesía. Yo les respondo que para nada: no me da de comer cuando tengo hambre, no me cura cuando estoy enfermo, no me consigue amigos cuando me siento solo. Pero —el pero tiene que venir enseguida— es algo extraño, que me sacia un hambre que no es de comida, me cura enfermedades que no son del cuerpo, y a veces me brinda una compañía mejor que la de las personas. Ya son tres razones que me eximen de seguir preguntándome si la poesía tiene o no tiene sentido.

Espero sea de vuestro agrado la propuesta

6 comentarios:

Myriam dijo...

Esta propuesta me ha llevado a pensar, cómo define Arte poética un poeta?
En TMC es hora de J.L.Borges.
Un abrazo Antonio.

Myriam dijo...

En Haiga también es hora de J.L.Borges.
No toda poesía es haikú, pero sí todo haikú es poesía nos han dicho desde Hojas en la Acera ..

Antonio Gabriel Guzzo dijo...

Bien MIryam hemos de latir las palabras donde sea que se encuentren... me acerco a haiga...
gracias

Myriam dijo...

Gracias a vos Antonio!
Muy interesante la propuesta, estoy leyendo ..
Algo llevamos a TMC-L.de Luis, algo dejamos en Haiga, las palabras laten ..
Un abrazo.

isa dijo...

Muy buena la entrevista.
Así es, la poesía son palabras engarzadas que salen del alma.
De lo más profundo del ser humano.
Son sentimientos desbordados que laten dentro como un torrente de sangre cuando llega hasta el corazón, y lo hacen latir. La poesía es un torrente de sentimientos que tiene que salir a la superficie, al exterior, en forma de palabras para hacer latir a quienes la lean o escuchen.
Me ha gustado leer esta entrevista, se apr.
Gracias Antonio por ponerlO.

Despúes de escribir esto fui al enlace para esctudiar lo que es poesía, muy interesante.

Malena dijo...

SI NO DEJAMOS FLUIR, LO Q NUESTRAS PALABRAS DICEN,
SI NO DEJAMOS A NUESTRO CORAZÓN,
QUE CONTRA LA RAZÓN SE EXPRESE,
ENTONCES, TODO HABRÁ DEJADO DE TENER SENTIDO!

QUE LA POESÍA SEA NUESTRO ESTANDARTE,
QUE LAS EMOCIONES NOS GUÍEN!

SALU2S_AFECTUOSOS PARA TO2S!
Y UN ABRAZO_INMENSO PARA TÍ,
ANTONIO, NUESTRA LUZ
EN LA OSCURIDAD!

MALENA